sábado, 1 de diciembre de 2007

¿VIDA BUENA O BUENA VIDA?

Por: Aldo Felices Yupari


El gallo da el comienzo, su cantar anuncia la madrugada y el tercer canto ameniza el acercamiento del amanecer, seguidamente el trinar de los pajarillos acompaña el alba. Es el amanecer del invierno.

Hermoso amanecer en Sarhua


El reflejo del sol baja por Apu Urqu, ya todos se levantaron a realizar las labores diarias.

Comienzo a recorrer el camino a Puqñusi; siento el olor de la tierra, el aroma de las flores perfuman el aire que respiro y; los rayos del sol son la energía divina que se siente en lo más profundo del ser.

Diviso el paisaje, pájaros que vuelan y cantan, cerros montañosos, el agua cristalina que fluye de Puqñusi a Sarhua; árboles y arbustos que reverdecen el paisaje; hermosas flores que reverdecen el invierno y; n ella la belleza y la ternura de la mujer sarhuina brilla con los reflejos del sol.

El día y la vida se pone en completa armonía con la naturaleza, hay silencio y tranquilidad se vive a plenitud las bondades y el regalo divino de la mi pueblo de Sarhua.

Se bebe el agua santa y pura de Puqñusi; el alimento es maíz, trigo, papa, etc. De la chacra a la olla aquí no hay productos transgénicos solo orgánicos.

Nuestros riquísimos y nutritivos alimentos de Sarhua


Se prepara en la olla de barro con leña y se sirve en mate con cuchara de madera, con ají molido en muchka.

Mujer de Sarhua cocinando exquisita comida de nuestra comunidad


El lujo no es enlatado ni etiquetado, tampoco microondas pero sí el alimento natural que da vida a la vida. El lujo es simplemente lo natural.

No es el chocolate que daña los dientes y que engorda, simplemente es el jugo de maíz (caña-huiro).

No es el pollo a la brasa alto en colesterol de grasa saturada; simplemente es la carne fresca sancochado al natural de res, de cordero y el exquisito trucha en kanka o caldo.

No es la gaseosa con colorante que intoxica lentamente y engorda ni sobrecitos filtrantes de manzanilla, anís etc.; es simplemente chicha de jora de maíz, de molle o upi, infusiones de coleen, de muña, de wizcataya etc. Y el agua de Puqñusi.

No es el monóxido de la ciudad que daña lentamente el pulmón y los ruidos que dañan el oído; simplemente es el canto de los pájaros, el río que suena, el aire que suena con los árboles y el aire que se respira es casi sin monóxido.

No es la discoteca con equipos de sonidos sofisticados y bulla estridente; ni la pollada del vecino que no deja dormir; simplemente es el Pukllakuy en Punpunyaq al compás de las melodías del Chinlili, la guitarra, la flauta y la voz dulce de las sarhuinas.

No tendremos piscina pero hay dos ríos para escoger y lagunas en las punas.

No tendremos alumbrado con fluorescentes de ultima tecnología; pero tenemos al sol, en las noches a la luna y las estrellas.

No tendremos jardines recreacionales de último modelo; pero tenemos paisajes atractivos, montañas para escalar, cerros nevados, ruinas, aguas termales cataratas de Campanayuq y Ccocha mayu.

No tendremos discotecas para bailar; pero tenemos Pukllakuy, Carnavales, Navidad, Velada bailable, sabemos bailar y cantar al compás de las melodías del Chinlili, la guitarra, el arpa, la flauta etc. Tomando chicha de jora, de molle, de tuna.

Río de Sarhua

No hay comentarios.: