martes, 6 de noviembre de 2007

COMENTARIO A: ¿CUÁL ES LA RAÍZ DE LA CRISIS DEL PERÚ Y DE SARHUA?

A propósito de un artículo que publiqué como aporte a esta página que me envió Aldo Felices Yupari, recibí un comentario del sr. Víctor Vera Moyoli, que es mi deseo compartirlo con todos y aquí les va,

Aldo Felices Yupari: “¿Cuál es la raíz de la crisis del Perú y de Sarhua? ¿Económica o moral?

Felicito al Sr. Aldo Felices Yupari por su esclarecedor artículo. Motivo del cual, yo, como creo que muchos que han tenido oportunidad de leer el artículo, han sido conmovidos por él y movidos a la reflexión crítica del tema tratado sintetizado en las preguntas que él hace y que conforman el título. Personalmente y luego de intensa reflexión, creo que tanto lo moral como lo económico son caras de una misma moneda. Sin libertad económica, no hay libertad ética o moral. Lo vemos a diario. Quienes tenemos convicciones morales de paz y respeto muchas veces nos vemos impedidos de obrar de esa manera pues por falta de dinero viajamos en combi o cúster y a veces debemos ser hasta groseros para defendernos de las groserías de cobradores, choferes y de algunos pasajeros insolentes y faltosos. Luego, en nuestro centro laboral debemos “hacernos de la vista gorda” y no criticar o denunciar a malos jefes o empleados “envarados” que abusan de palabra, roban o acosan a empleadas u obreras, pues si lo haces pierdes el trabajo. A su vez, una sociedad sin que impere la libertad moral y ética, no puede prosperar económicamente pues se impone la corrupción que corroe todo e impide el progreso del conjunto de la sociedad (de indivíduos sí pero no del conjunto social). En el Tawantinsuyu antes y durante los incas, se logró la libertad de la moral pues éramos libres de obrar según el: “Allinta munay, allinta llamkay/ruway, allinta yachay” ( o puesto en negativo: “ama llulla, ama qilla, ama suwa”). Con la llegada de occidente a través de los españoles, nos llenamos de leyes “que se acatan, pero no se cumplen”. Donde la moral se basa “en la ley del embudo”: Ancho para quien tiene plata, poder y “viveza” (maña para engañar y estafar) pero angosto para la gente común, el pueblo y clase media y/o para los honrados.

No basta tener valores para cambiar la pobreza del Perú y de Sarhua. Es preciso tener educación aunque sea autodidacta y vocación de unidad con otros pueblos y culturas aunque sean diversas, diferentes y alejadas de otros lugares del Perú y ahora, en la globalización, buscar integrarnos incluso con otros pueblos del mundo usando la educación y los medios de comunicación e información (computadoras e Internet). Solos los sarhuinos, los coracoreños, los puquianos, los andahuaylinos, los anqaras (de Angaraes), los chonguinos, los carhuacallanguinos, los del Canipaco, los chalaysantos de San Jerónimo de Tunan, en el Valle del Mantaro, los sicuaninos del Cosco, etc.; así no vamos a salir de la pobreza. Debemos unirnos: Qichwa, sallqa y yunga debemos unirnos. Tarmeños, Jaujinos, Wankas, Ayacuchanos, Apurimeños, Huancavelicanos, Cusqueños, Puneños y Arequipeños, tantas veces estúpidamente peleados y separados, debemos unirnos. ¿A quién beneficia nuestra desunión? ¿Ustedes creen que nos seguirán maltratando si en vez de chiquitos y separados nos ven grandes y unidos? Es preciso que los paisanos que están en Estados Unidos, Japón o Europa; e incluso los que viven en Lima, no se acuerden solo de los pueblos para cuando hay fiestas “a pasar piola” siendo mayordomos o regalando “limosnas” para hacerse “los buenitos”. Tienen que comprometerse TODO EL AÑO por muchos años, en apoyar proyectos de desarrollo. ¡Qué vergüenza que siendo profesionales o empresarios, no puedan ponerse de acuerdo para sacar proyectos de agua, desagüe o luz! O de apoyo a las PyME sarhuinas y dar conferencias para generar una cultura de empresarios modernos sin dejar de lado la cultura andina que nos hace especiales y nos da la ventaja competitiva que solo nosotros tenemos. Empresarios orientados a crear un mercado regional paralelo a un mercado en Lima y en el exterior. O apoyar proyectos de educación bilingüe quechua-español en convenio con universidades extranjeras (en Paris, Berlin, Tokio, Chicago, etc.) que desean hacer intercambios con alumnos o profesores latinoamericanos de lengua materna indígena.

Sí, la moral es importante pero es preciso también la unión entre peruanos para luchar por nuestros derechos también y por poner con nuestro trabajo y dinero, proyectos de desarrollo económico y educativo. No esperar que el gobierno lo haga y más bien trabajar con el dinero de las regiones para crear infraestructura vial, centros de educación, salud, comunicaciones e informática, capacitación empresarial y apertura de mercados regionales, en Lima y para la exportación, etc. ¿Uds. creen que con todo eso nuestra juventud seguiría migrando? ¿Nuestras culturas seguirían debilitándose y que seguiríamos menospreciados? Al contrario, ganaríamos respeto y aumentaría la autoestima de nuestros paisanos quechuas, aymaras, asháninkas, yunga-costeños, afroperuanos, etc., si NOSOTROS creamos desarrollo en nuestros pueblos, en vez de …. esperar estúpidamente por años y años a que venga un INKA a salvarnos. No hemos entendido aún que ahora NO es la hora del INKA es LA HORA DE LOS PUEBLOS DEL TAWANTINSUYU.

No hay comentarios.: