lunes, 18 de junio de 2007

A MI HERMANO CAMPESINO

Hoy comparto un hermoso poema de una persona que vivió parte de su existencia en nuestra querida comunidad de Sarhua, y sus impresiones de esos años vividos que aún siguen vigentes en su ser, por ello, en memoria de esos recuerdos compuso estas hermosas líneas que me hizo llegar y las comparto gustoza e infinitamente agradecida por la deferencia. Este poema nos cae en una fecha propicia estamos próximos a celebrar el Día del Campesino, nuestra fiesta de San Juan y el Cusco nos recuerda el cambio de solsticio, algo así como nuestro Año Nuevo Andino: El INTI RAIMY (gran festividad a nuestro Padre Sol).


Amanecer en los campos donde el sol asoma,

vaivén de manto suave, espigas doradas ,

lienzo de verdes tonalidades, diversa,

brisa que en sinfónica respiración exhala.



Trinar de aves, que el silencio alegra,

fauna que se desvela en fría aurora,

mugidos, aullidos, ladridos o baladas,

villorrio que del letargo despierta.



Prados de rociadas gotas límpidas,

nubes de algodón el cielo azul acaricia,

alturas de duras rocas macizas,

aire, que silba vieja melancolía andina.


Húmedas callecitas que se angostan,

humeantes techos que transpiran,

aromas de mescladas sustancias,

saludan el día con prestancia.



Campesinos cargan usos de labranza,

empieza del campo ardua jornada,

sus manos callosas espera la madre tierra,

Laboren y logren frutos para su existencia.



Así vive mi pueblo olvidado,

el solo, mastica sus condolencias,

mantiene estoica resistencia a su pobreza,

porque fuerza brillante de sol ha heredado,

en lucha de miles de años, conquistados

forjando un peruano de corazón dorado.


Luis Edmundo León Ramírez. (Sayarumi)
Derechos Reservados.

Fotos de Sarhua del álbum de: Odelón Berrocal Felices

No hay comentarios.: