lunes, 14 de mayo de 2007

La carguita de los cuentos

  • Obra: Cuentos pintados del Perú
  • Narrador, Recopilador y Pintor: Carmelón Berrocal Evanán (Sarhua)
  • Editores y recopiladores: Pablo Macera y Rosalinda Andazabal Cayllahua
  • Presentación: Rolando Andrade (Director Nacional de Capacitación Docente/ Ministerio de Educación)
  • Corrección quechua: Idelsa Mestas Delgado, Variedad de lengua presentada - Ayacucho / Chanka
  • Fotografía: Herman Schwars
  • Diagramación: Lorenzo Osores
  • Interpretación antropológica: Javier Macera Urquizo
  • Difundido por: PROEDUCA PUBLICACIONES


WILLAKUYKUNA QIPICHAMANTA
La carguita de los cuentos


Wakin payachakunas wasankupi willakuykunata apanku, qipichakunapas kanman hinata.
Dicen algunas abuelitas llevan cuentos sobre las espaldas como si fuesen carguitas.

Ñuqaykuna payachakunaman ñawpaq pacha kaqkunamanta tapuq kayku. Chay willakuykunata willawanakupaq.
Nosotros les preguntábamos a las abuelitas sobre las cosas que sucedían en tiempos antiguos, para que nos contaran esas historias.

Hinaptin Wakin payachakunaqa niwanku:
- Willakuy qipichaytam paskarisaq hinaspay yuyariyaq, hinaraqmi willakuykunata willasaykichik - nispa.
Entonces las abuelitas nos decían:
- Voy a desatar mi carguita de cuentos, entonces recordaré, recién entonces les contaré.

Chay willakuy qipichamanta parlasqankuqa mana chiqachu karqa. Payachakunas, llapan yachaqasqankunata uyarisqakunata ima, warmacha kachkaptinkuqa, chaykunatas yuyarisqanku. Payachakunanchikqa uchuycha kaptinkuqa, mamayuq, taytayuq, payachakunayuq, ima kallaqkutaqmi.
Pero eso de la carguita de cuentos no era cierto. La verdad era que las abuelitas recordaban todo lo que habían aprendido y escuchado cuando eran niñas. Porque nuestras abuelitas de chiquitas también tenían su papá, su mamá, y sus abuelitas.

Chay payachakunas payachakunanchiqman chay willakuykunata willaqku, chaytam ñuqanchik uyarichkanchik.
Esas abuelitas viejitas les habían contado a nuestras abuelitas los cuentos que nosotros estamos escuchando.

Ichaqa, ñuqaykuqa chay payachakunaq llikllankunapi watasqa willakuykuna kasqantaqa iñiykaniku.
Pero nosotros creíamos que las abuelitas tenían los cuentos amarraditos escondidos en sus mantas.

No hay comentarios.: