lunes, 14 de mayo de 2007

El huevo de un gallo

  • Obra: Cuentos pintados del Perú
  • Narrador, Recopilador y Pintor: Carmelón Berrocal Evanán (Sarhua)
  • Editores y recopiladores: Pablo Macera y Rosalinda Andazabal Cayllahua
  • Presentación: Rolando Andrade (Director Nacional de Capacitación Docente/ Ministerio de Educación)
  • Corrección quechua: Idelsa Mestas Delgado, Variedad de lengua presentada - Ayacucho / Chanka
  • Fotografía: Herman Schwars
  • Diagramación: Lorenzo Osores
  • Interpretación antropológica: Javier Macera Urquizo
  • Difundido por: PROEDUCA PUBLICACIONES


HUQ UTULUQ RUNTUNMANTA
El huevo de un gallo


Utulukuna machuyanqtinkus, wallpa hina, huk runtuta runtunku. Huk sapa runtullatas churanku, huchuychallas yaqa qumir hina.
Dicen que los gallos cuando están viejos ponen un huevo como si fueran gallinas. Ponen un solo huevo, chiquito, medio verde.

Chay utuluq runtunmantaqa huk hampatum tuqyamun - nispam ñawpa pacha runakunaqa rimaqku.
En tiempos antiguos las personas hablaban que de ese huevo de gallo nacía un sapo.

Chaysi huk upa maqtaqa chay rimaykunata uyariruspa, huk machu utulupa runtuntas maskasqa, hinas pukyupa ñawinpi pamparusqa.
Así un joven tonto al oír estas conversaciones, buscó el huevo de un gallo viejo y lo enterró en el ojo de un puquial.

Chaymanta upa maqtaqa chay utulupa runtunta pamparuspansi killan killan kutipayan, imayna kasqanta qawaq.
Después de enterrar ese huevo de gallo, el joven tonto volvía mes a mes a mirarlo y ver cómo estaba.

Huk killamantas panpasqa runtuta qawaq risqa, manas imatapas tarisqachu. Iskay killamantas wakmanta risqa, chaysi raqrarimusqa allpata tarisqa.
El primer mes fue a mirar el huevo enterrado sin encontrar nada. Al segundo mes volvió a ir y encontró la tierra rajada.

Kimsa killamanta qawaq riptinñataqsi, panpaqa kichasqas kasqa, chaypitaq huk runa hina waqachkaq hanpatutas tarisqa.
Cuando fue al tercer mes, la tierra estaba abierta y encontró a un sapo que lloraba como una persona.

Chaysi maqta mancharikuspa, pawalla wasinta ripun, qipanpitaq hanpatuqa pawasqa qatiykachan hinata qayakuspa:
- ¡Qanmi taytay, mamay kanki! ¡Suyarillaway, taytay, mamay! - nispa.

El joven muy asustado se fue a su casa, mientras que detrás suyo el sapo saltaba y lo perseguía. El sapo iba diciendo:
- ¡Tú eres mi padre y mi madre! ¡Espérame papá, mamá!

Maqtaqa pawachkallaspas. Kunankamas upa maqtaqa kallpakuchkan, hanpatutaq qipanpi pawasqa haypaytas munan.
El joven siguió corriendo. Dicen que hasta ahora corre con el sapo detrás que lo quiere alcanzar.

No hay comentarios.: